Según IDC, la recesión económica no afecta por igual a todos los mercados europeos de las TIC

Según IDC, la recesión económica no afecta por igual a todos los mercados europeos de las TIC

Según la última edición del Black Book Live publicado por International Data Corporation (IDC) en junio de 2022, el gasto en TIC en Europa crecerá un 3,7% interanual en 2022. Teniendo en cuenta la inestabilidad de la situación macroeconómica y política, IDC elaboró una previsión alternativa, denominada “escenario de recesión”, que refleja un impacto negativo esperado y muestra una modesta contracción del gasto en TIC del 2,2% para ese año.

En caso de que las economías europeas entren en recesión, tendrá un gran impacto en el gasto en dispositivos. Se espera que tecnologías como los dispositivos de seguridad, la infraestructura como servicio, el software y los equipos de telecomunicaciones sufran un impacto menos severo.

El empeoramiento de las condiciones económicas ralentizará la demanda de PC y tabletas en Europa, lo que provocará grandes inventarios, mientras que factores como el aumento del coste de la vida, la escasez de productos y la suspensión de envíos también inhibirán el mercado. En 2022, el gasto en el “escenario de recesión” será un 5% inferior al previsto en las perspectivas estándar de Blackbook Live. En 2023, la diferencia será un 9,8% menor.

Cualquier recesión puede afectar además a los mercados de infraestructuras en Europa, que ya sufren problemas de logística y falta de componentes. El aumento de los tipos de interés obligará a las empresas a reducir los préstamos de los bancos, lo que también frenará la demanda de infraestructuras.

Sin embargo, se espera que el gasto en hardware de seguridad se mantenga estable durante una posible recesión, manteniendo el 99,5% de la previsión actual de Blackbook en 2022 y el 98,2% del gasto previsto en 2023. Muchas organizaciones, tanto del sector público como del privado, van a aumentar sus inversiones en seguridad, debido a la necesidad de proteger sus datos de los ciberataques. También se espera que las inversiones en infraestructura en la nube sigan siendo fuertes: además de beneficios como la flexibilidad, la rentabilidad y la escalabilidad, la nube permitirá aumentar la resistencia y la continuidad del negocio en caso de recesión.

En relación con la seguridad, el gasto en soluciones de software también se verá ligeramente afectado por una recesión. Se espera que la demanda de plataformas y aplicaciones de inteligencia artificial que forman parte de la agenda de transformación digital de las organizaciones continúe sin disminuir.

Es probable que el mercado europeo de equipos de telecomunicaciones siga siendo relativamente resistente durante una recesión económica. Los volúmenes de datos seguirán aumentando y las empresas de telecomunicaciones tendrán que invertir en equipos de enrutamiento e inalámbricos.

Más información sobre los informes de IDC https://www.idcspain.com/research-consultoria?modal=formulario