20 Mar
canal multicloud

El factor MultiCloud en los Servicios Gestionados Digitales

A medida que las empresas avanzan en sus planes de digitalización, se dibuja también el escenario Cloud en el que deberán mostrar su competitividad.

Según IDC, la previsión de gasto de las empresas en España para 2019 será de 47,5mil M€, lo que supondrá un incremento del 1,7% respecto al pasado 2018

Se observa cómo el 60% de las empresas españolas se encuentran en los estadios 2-3 del modelo de madurez digital de IDC que estable el estadio 5 como objetivo final en el proceso de digitalización.

Llegar a ese estadio 5, sinónimo de empresa digital nativa, se ha convertido en los últimos años en el objetivo a alcanzar. Para ello deberán tener muy claras que las claves del nuevo escenario digital serán tres: MultiCloud, Servicios Digitales Gestionados y Datos Inteligentes. Todo ello para lograr crear experiencias digitales que atraigan y mantengan al usuario.

El canal deberá poner el foco en estas tres áreas hacia las que irremediablemente toda empresa se dirige y que supondrán nuevas líneas de desarrollo:

  • El entorno MultiCloud implica realizar planes de migración desde el mundo tradicional hacia la nube. Muchas empresas comienzan a comprender que el paso a la nube no es simplemente un cambio de ubicación de la información, sino una redefinición de la estrategia de gestión de procesos y cargas de información además de una oportunidad para consolidar y optimizar los silos de información acumulados durante años. Está claro que según IDC en 2021 50% de los ingresos provendrán de la transformación de modelos de negocios digitales basados en economías de plataforma y monetización de datos. Pero antes de poder llegar a la monetización del dato, las empresas necesitarán ayuda del canal para realizar los procesos de integración entre el mundo tradicional y el mundo Cloud, y en la gestión de las nuevas infraestructuras Cloud, que de la mano de la infraestructura como servicio (IaaS) alcanzará en 2019 uno de los mayores crecimientos con un 22,5% respecto a 2018.
  • Servicios Digitales Gestionados ofrecidos por el canal, serán demandados por toda empresa que quiera consolidar su presencia digital. Las empresas comienzan a entender la necesidad de delegar tareas de operación, gestión, mantenimiento y soporte técnico en proveedores de servicios capaces de ofrecer a cambio confianza y un alto grado de disponibilidad. Los proveedores de servicios digitales gestionados deberán trabajar en las optimización y automatización de procesos, ya que estas serán dos de las áreas que las empresas más demandarán. Según IDC, en 2024, 50% de las tareas repetitivas serán automatizadas. La demanda de servicios digitales gestionados llegará a todas las áreas, incluso en aquellas estratégicas como la CiberSeguridad en la que la demanda de servicios gestionados acaparará el 25% de la previsión de gasto que las empresas tengan en 2019 para esta área.
  • Los Datos inteligentes marcarán la competitividad digital de las empresas, y alrededor de su análisis el canal tendrá otra gran oportunidad de desarrollo. Para ello hemos de comprender que según IDC, en 2022 el 50% del análisis inicial de los datos provenientes de IoT se efectuarán en Edge, y eso significará que aquellos que sean capaces de ver la oportunidad de IOT más allá de su despliegue y consoliden plataformas de concentración de datos en el Edge y algoritmos que aporte inteligencia al dato, estarán ofreciendo uno de los mayores valores demandados por las empresas en la nueva economía digital.

Indiscutiblemente, los nuevos modelos digitales están generando nuevas oportunidades para el canal que deberá reenfocarse hacia un modelo de servicio gestionado de confianza y muy vinculado con la automatización y la inteligencia de datos. El rol de proveedor de servicios deberá evolucionar para tratar de cubrir las siguientes áreas:

  • Concentrador de la tecnología de forma transparente a sus clientes que demandan mayor sencillez y agilidad independientemente de la tecnología utilizada y su implantación y operación.
  • Creador de ofertas y servicios personalizados que se adaptan a cada escenario particular y en las condiciones de entrega demandadas por cada empresa
  • Facilitador del escenario MultiCloud a la hora de integrar el mundo tradicional y el mundo digital y aportar valor a la consolidación y gestión de los nuevos procesos didgitales
  • Orquestador “MultiX” con capacidad para cohesionar cualquier punto de entrada en la empresa y facilitar un único punto de
  • Garante de los niveles de servicio acordados con las empresas que confíen en el modelo digital delegado que requerirá no solo ofertas personalizadas sino acuerdo de nivel de servicio muy específicos a cada cliente.

Es un hecho que las empresas continúan con su carrera en el proceso de digitalización hacia ese estadio 5, y muchos comienzan a darse cuenta de la necesidad de contar con un canal especializado que simplifique los nuevos procesos y le ayude a recorrer el camino lo antes posible. Todo ello supone una gran oportunidad para el canal, que al igual que la empresa, deberá redefinirse par adaptarse a las nuevas necesidades digitales del mercado.

Emilio Castellote

Senior Research Analyst, IDC Spain

12 Mar
elevando el dato

Elevando el DATO a la categoría de Servicio

La digitalización de la sociedad y los entornos corporativos continúan su proceso imparable alrededor del DATO. El DATO se convierte en el activo más valioso para las organizaciones. La captura de este y su posterior análisis serán dos de las áreas estratégicas de valor para cualquier organización digital.

Hablar de la toma de datos en la era digital es sinónimo de despliegue de red IOT (internet of things). Mediante la construcción de nuevas redes de adquisición de datos se espera poder perfilar con mayor detalle al usuario, al dispositivo, a las infraestructuras, etc… y tener una

Según IDC, España es el quinto país por gasto en IoT en Europa, y se espera que el gasto crezca un 14% anualizado entre 2018 y 2022 hasta los 15 mil millones de euros. Los dispositivos y los servicios necesarios para el despliegue y mantenimiento de IoT van a ser las partidas más relevantes suponiendo el 80% del total.

El canal que quiera aprovechar la oportunidad que se abre con la nueva economía digital alrededor del DATO deberá enfocarse en todas o alguna de las tres fases secuenciadas que se generarán entorno a IOT:

  1. Despliegue, instalación y configuración inicial de la red de IOT. Modelo tradicional de hardware con márgenes muy ajustados por la competitividad global y donde el canal deberá aportar el valor asociado a la instalación y configuración inicial.
  2. Mantenimiento y soporte técnico. La propia red de IOT facilita a su vez una funcionalidad de autosupervisión de los propios dispositivos que abren una nueva oportunidad para aquel canal que se especialice en este nuevo modelo de servicios que permitirán el desarrollo de nuevas soluciones y/o plataformas capaces de integrar las funciones de monitorización, supervisión, reporte y actuación remota.
  3. Servicios de valor añadido asociados a la explotación de los datos generados en la red de IOT. La red de IOT actuará como concentrador de datos, y aquel canal que sea capaz de utilizar la plataforma de monitorización y soporte para añadir servicios adicionales de análisis de datos conseguirá facilitar a sus clientes la inteligencia de información que muchos están buscando.

El mercado demandará cada vez más la inteligencia del dato que sea capaz de posicionar a una organización en un nuevo marco de competitividad digital donde aquellos que mejor conozcan el mercado y sean capaces de facilitar servicios/soluciones a medida para cada uno de sus potenciales usuarios se acabará consolidando como líder de mercado.

La oportunidad del canal en esta nueva era digital va más allá de continuar con el papel de mero distribuidor de productos y comercializar servicios de soporte técnico. Debe aprovechar el momento para transformar sus capacidades hacia el mundo de la analítica de datos y mediante su rol de concentrador en el mercado, articular nuevos servicios de valor añadido acordes a las necesidades de sus clientes que sí o sí acabaran demandando nuevos servicios de inteligencia para optimizar su posicionamiento en un mercado cambiante y en continua redefinición.

03 Mar
Data Center_ IDC

Datacenter como palanca de innovación en la Transformación Digital

  • Según las previsiones de IDC, en 2019 el 80% de los nuevos servicios digitales de las empresas serán cargas de trabajo compuestas que necesitan interconexión segura y confiable con recursos de datos o análisis de terceros en instalaciones en la nube.

La transformación digital (DX) continúa impulsando la creación de valor, crecimiento y ventaja competitiva a través de nuevas ofertas de productos/servicios, modelos de negocio innovadores y relaciones comerciales más profundas. Una amenaza importante para la transformación exitosa para la mayoría de las empresas sigue siendo el fracaso de sus organizaciones de TI para pasar de ser el facilitador de back-office de los procesos de negocio internos a desempeñar un papel de liderazgo como el motor que impulsa los flujos de negocios digitales entre personas, cosas y datos. Los centros de trabajo y las instalaciones perimetrales, como las salas de servidores y los armarios, ya sean propiedad de la empresa o de proveedores de servicios en la nube, son donde se está produciendo esta transformación.

Sin embargo, en el contexto digital donde las tecnologías de tercera plataforma como cloud computing configuran un nuevo escenario de operación para las empresas, el reto actual consiste en alinear las características de los centros de datos actuales de la mayor parte de las empresas con este nuevo elenco de escenarios de operación, así como ser capaz de atender las demandas futuras de la organización.

En este contexto, según las estimaciones de IDC en 2019 el 80% de los nuevos servicios digitales de las empresas serán cargas de trabajo compuestas que necesitan interconexión segura y confiable con recursos de datos o análisis de terceros en instalaciones en la nube para, en 2020, poder asegurar volúmenes crecientes de datos generados por Edge, lo que impulsará al 40% de las empresas a configurar y operar almacenes de datos en múltiples instalaciones

Estas nuevas cargas de trabajo de las empresas están orientadas a clientes, por lo que las empresas necesitan que los activos situados en los datacenter se encuentren lo más cerca posible de centros de comunicaciones y de grandes ciudades. En este contexto, la localización geográfica importa cuando se trata de decisiones vinculadas con los centros de datos. Ya no es válida la premisa que se utilizaba cuando se construía un datacenter: las cargas de trabajo y mejoras tecnológicas se operaban en un entorno fijo y predecible. La creciente irrupción de la movilidad, el entorno cloud computing y el uso cada vez más generalizado de analítica de negocio está permitiendo explotar el valor de los datos y configurando un nuevo centro de datos que proporcione la agilidad necesaria dentro de este contexto de valor.

De hecho, según datos de IDC, la tendencia de mercado en España apunta a un crecimiento del 45% en nuevos datacenters de proveedores de servicios. Mientras que la infraestructura obsoleta conlleva inevitablemente un mayor coste, la construcción de un nuevo centro de datos ofrece la oportunidad de construir espacios de mayor eficiencia energética.

En la actualidad en España no hay definida una arquitectura de TI dominante para establecer los diferentes modelos de gestión, ya que según datos de IDC, el 73% de la empresa española dispone de una arquitectura de cloud híbrida, aunque en línea con las estimaciones que apuntan a que en 2020 el 90% de las organizaciones dispondrá de uno o varios servicios multicloud, por lo que la gestión y orquestación de estos servicios es crítica para conseguir eficiencias en la organización.

Por ello, las prioridades de los centros de datos tienden a centrarse en la fiabilidad, la gestión e integración de los sistemas y la mejora de habilidades del personal. Los aspectos más técnicos, relativos al consumo y suministro de energía, la refrigeración y la capacidad, son también una prioridad.

En este contexto, según IDC los retos del futuro de los datacenter para poder alinearse no sólo con la creciente demanda de manejo de cargas de datos, sino proveer de seguridad, minimizar la latencia y garantizar eficiencia, serán las siguientes:

  1. Manejo de nuevas cargas de trabajo: El 65% de las inversiones de infraestructura en el datacenter serán para sistemas de relación, conocimiento y acción, frente al mantenimiento de los sistemas de registro actuales. En línea con las predicciones de IDC que apuntan que en el año 2020 el 50% del gasto de TI estará asociado a datos, las empresas requerirán mejores infraestructuras de comunicaciones con el exterior.
  2. Evolución hacia Smart Datacenter: donde la automatización y gestión del datacenter es crítica, para dedicar sus recursos a otras tareas de valor añadido para el negocio. Para lograr esta capa “Smart”, el datacenter necesariamente deberá contar con un alto nivel de sensorización, convirtiéndose en un entorno de IoT que permita ventajas como mantenimiento predictivo, así como una mayor eficiencia de utilización de recursos y de energía. Sin embargo, esta sensorización provocará de por sí un aumento de los datos en la organización.
  3. Consolidación de Edge Computing: Según datos de IDC, el 30% de los activos TI residirán en micro-datacenters y puntos de servicio fuera de localizaciones centralizadas (Edge Computing). La proliferación de dispositivos móviles, servicios basados en Cloud e Internet de las Cosas (IoT) están redefiniendo la forma de plantear la topología física de los centros de datos. Los flujos de información entre las distintas fuentes de información se deberán coordinar más eficientemente y tanto las grandes como las pequeñas empresas están en proceso de rediseñar y hacer nuevas inversiones en la red.
  4. Eficiencia energética: Los datos de IDC apuntan a que el 8% de los nuevos datacenters usarán energías renovables o alternativas como fuente principal de alimentación, mientras que las nuevas arquitecturas de refrigeración y de rack continuarán mejorando la eficiencia energética.