Utilización de TI para una fabricación sostenible

20 Jul

Utilización de TI para una fabricación sostenible

La industria en su conjunto lleva tiempo hablando de sostenibilidad. Pero, se ha quedado en poco más que palabras y buenas intenciones. Hasta ahora. El año 2020 fue un punto de inflexión para la sostenibilidad.

La industria manufacturera está realmente preparada y concienciada para la sostenibilidad. No solo por la normativa, sino también por el cambio de percepción sobre cómo medir el valor de la sostenibilidad. Incluyendo también medidas no financieras como la comunidad y la satisfacción de los empleados, la retención de clientes, la confianza y la conciencia de marca.

El impacto de COVID-19 en la sostenibilidad

La investigación de IDC muestra que la pandemia de COVID-19 ha acelerado la urgencia de abordar la sostenibilidad. Y, en línea con la aceleración de los viajes de transformación digital. Según un reciente estudio de IDC:

El 22% de los fabricantes consideran que la sostenibilidad es la principal tendencia mundial en 2021.

Lo irónico es que muchas empresas se volvieron más sostenibles de la noche a la mañana durante la pandemia, sobre todo porque se volvieron remotas. Y, por tanto, ahorraron emisiones de CO2 relacionadas con los desplazamientos, lo que demuestra que el cambio rápido es posible.

La sostenibilidad no es sólo una iniciativa. Requiere un cambio fundamental en la forma de operar de los fabricantes. Este cambio tiene que empezar desde el principio, con el diseño de los productos. Los fabricantes tienen que crear nuevos modelos de negocio “as-a-service”, junto con los entornos necesarios en los que los productos puedan ser fácilmente mantenidos, reparados, actualizados, renovados para un segundo uso o finalmente reciclados.

Esto creará la oportunidad de pasar de una economía lineal a una circular. Y, hay un enorme mercado para que otros actores encuentren un espacio en esta nueva economía.

¿Cómo se relaciona la economía circular con las TI?

El papel de los datos y el hilo digital es primordial en la economía circular ya que crea la visibilidad necesaria. Y, por tanto, la capacidad de trazabilidad de los productos para comprender exactamente lo que está ocurriendo dentro de toda la cadena de valor, incluyendo el abastecimiento de materiales, los productos y todos los actores involucrados. También ayuda a los fabricantes a pasar de ser una empresa aislada a un ecosistema más amplio.

La tecnología es un factor clave para la sostenibilidad. Ya que, el 96% de los fabricantes afirman que sus inversiones en tecnología digital han mejorado sus resultados en materia de sostenibilidad medioambiental.

La buena noticia es que las tecnologías actuales ya ofrecen soluciones para que los fabricantes se pongan en marcha en sus objetivos de sostenibilidad. Como la inteligencia artificial, la nube, el IoT y los gemelos digitales. Las aplicaciones a medida, subrayadas con la nueva capacidad de construir aplicaciones de bajo código/no código, también están democratizando los datos y aportando agilidad al proceso de construcción de un marco sostenible.

Estas tecnologías pueden ayudar a los fabricantes a ser más eficientes, a reducir su huella medioambiental. Y, lo que es más importante, a rediseñar sus productos y propuestas de valor con el objetivo de lograr no solo la sostenibilidad, sino también la resiliencia para el futuro.

La cadena de suministro de la fabricación sostenible

Por supuesto, la responsabilidad de los fabricantes en materia de sostenibilidad se extiende a toda la cadena de suministro. El gobierno alemán, por ejemplo, acaba de introducir la Ley de la Cadena de Suministro. Los fabricantes serán responsables de las violaciones de los derechos humanos en sus cadenas de suministro.

Estos requisitos normativos empujarán a los fabricantes a realizar las inversiones necesarias para:

  • Digitalizar los procesos,
  • La visibilidad
  • La trazabilidad de su cadena de suministro

La tecnología actual sólo está arañando la superficie de lo que los fabricantes podrán conseguir para impulsar sus iniciativas de sostenibilidad. A medida que las herramientas digitales evolucionen (y lo están haciendo rápidamente), podemos esperar más oportunidades para tener un impacto en la dirección correcta.

Ahora es el momento de abordar la sostenibilidad, y el coste de no hacer nada podría ser alto.

La Práctica de Tecnología para la Sostenibilidad y el Impacto Social (TSSI) de IDC cubre muchos temas relacionados con la sostenibilidad, incluyendo la economía circular, la eficiencia energética, las regulaciones y el valor financiero. Para obtener más información, póngase en contacto con nosotros.